Ventajas de las prótesis dentales sin metal

Cuando a una persona le faltan bastantes piezas dentales, una buena opción es elegir la colocación de una prótesis. Hoy en día el precio implantes y prótesis dentales ha bajado bastante y no son tan prohibitivos como podía ser hace unos cuantos años. En este artículo queremos compartir con vosotros algunas de las principales ventajas que tienen las prótesis sin metal, una de las tendencias del momento.

Esta clase de prótesis suelen estar elaboradas mediante una resina específica, casi invisible, muy delgada y que una vez colocada, adquiere el color de la propia encía, lo que hace que esta alternativa sea muy estética.

Cuáles son las ventajas de las prótesis dentales sin metal

Dentro de las muchas ventajas con las que cuentan esta clase de prótesis se encuentra que son biocompatibles con los tejidos de la boca, por lo que no se produce ninguna clase de rechazo o reacción alérgica.

Gracias a los materiales con las que están fabricadas estas prótesis, los fluidos bucales no los dañan ni deterioran, lo que hace que tengan una gran duración con el uso y el paso de los años. Además, no guardan olores, son muy cómodas para el paciente, ligeras e hipoalergénicas.

Con el paso del tiempo tampoco sufren alteraciones en su color o en la forma con el acto de la masticación, son muy flexibles al manipularlas, no son conductoras de temperatura ni electricidad y con su uso no se estropean los dientes pilares. ¿Se puede pedir más a una prótesis dental?